martes, 1 de agosto de 2017

Agradecimiento a la vida de Tintero creativo Declama Tintero creativo

Todo lo que ocurre en esta vida. Tanto lo justo como lo injusto tiene una razón de ser. Los momentos terribles y amargos, todos forman parte de nuestro aprendizaje en este mundo como seres humanos. ---------------------------------------

No soy una piedra insensible. Pero he dejado de sufrir por lo que antes escarnecía mi alma. Fue muy larga mi amargura. Tanto que casi gasté todas las lágrima que tenía en echar fuera el inmenso dolor que me consumía. El mismo dolor que inmunizó mi corazón y formó sobre él una coraza dura e impenetrable.
 Me pregunté muchas veces la misma pregunta:
-¿Por qué a mi?
-¿Que hice para merecer tanto dolor?
Esa pregunta se convirtió en mi oración diaria durante muchos años.
-¿Para qué?
-¿Acaso cambió algo de lo ocurrido?
No. No cambio nada. Sólo sirvió para dañarme más de lo que estaba. No se puede volver sobre las huellas del pasado para dibujarlas de nuevo.
Nunca me pinté una sonrisa falsa en los labios. Mi amargura formó parte de mi. Hasta que todo el dolor que tenía dentro salió fuera y dejó mi alma vacía, para poder seguir viviendo y caminando hacia adelante.
Estuve muerta sin saberlo. Comía, respiraba y andaba por la vida sin ser consciente de ello.
Como ser  humano que soy sentí el odio dentro de mi. La raza humana se caracteriza por poseer todo tipo se sentimientos, incluido el odio. Yo pertenezco a ella. También percibí el fuego de la rabia, retorciéndose dentro de mis entrañas  hasta el infinito.
Y siempre la misma pregunta:
- ¿Por qué a mi? 
-¿Por qué esta gran injusticia?
Afortunadamente en estos momentos de mi vida ha terminado el duelo. Ya no importa la pregunta que tantas veces martilleo mi cabeza y lleno de rabia y amargura mi corazón.
 No soy una piedra insensible, pero ya no duele. La vida me enseño una nueva lección, que dejo paso a otra pregunta que trajo la paz a a mi alma:
- ¿Para qué sufrir  por cosas que no podemos cambiar?.
No está en nuestras manos cambiar el pasado. No se puede recuperar el hambre pasada de carencias y cariño.
Llegó la inmunidad a mi escarnecida alma. Las heridas dejaron de doler y se transformaron en parte del aprendizaje de mi paso por este mundo. Empecé a comprender que lo único importante es el momento presente: "EL AQUÍ Y EL AHORA" de nuestra existencia. Es lo único cierto y que verdaderamente tenemos. Lo demás no existe. No existe el pasado porque no podemos volver a a él. Tampoco existe el futuro. Ni siquiera sabemos si viviremos ese futuro. Solo existe el momento presente. La vida que late en nuestras venas en este preciso instante. La vida que debemos bendecir y agradecer.
 Sólo soy una persona que salió de la muerte. Una persona que da gracias por la vida y por todo lo que tiene. No soy  buena persona. No soy  mala personas. Tampoco soy maravillosa ni terrible. Solo soy un ser humano, como todos los seres humanos de este mundo. Con la cruz y la cara de la vida en el alma. Una persona que aprendió a dar gracias por cada bocanada de aire que respira y por cada palmo de tierra que pisa. Gracias Dios mio por todo lo que me has dado. Por lo dulce y por lo agrio. Gracia por permitirme nacer en este mundo y aprender cada una de sus lecciones. Perdóname si a veces he sentido dentro de mi el sentimiento de no querer formar parte de esta vida. No ha sido fácil.  Mi camino ya estaba trazado antes de nacer y  cada prueba y lección que he pasado, eran necesarias para mi aprendizaje. El día que marche de este mundo quiero hacerlo con el corazón lleno de enseñanza y paz en el alma. Gracias por llenar de luz mis ojos ciegos y permitirme ver más allá del umbral de la apariencias. 
Dejó de doler la pozoña.
La pozoña sólo es una parte
más del aprendizaje de la vida .
Gracias por los momentos dulces,
Gracias por los momentos amargos.
*******************************
Dedicado a un buen hombre. A mi padre con todo mi cariño.

Safe Creative #1708013209470

No hay comentarios:

Publicar un comentario