miércoles, 23 de noviembre de 2016

Mujer abre tus alas de libertad ( Día Internacional de eliminación de la violencia contra la Mujer)



Ella se mira al espejo y van surgiendo los recuerdos
de la mujer que volaba sobre los albores de la vida.
La mujer fuerte, luchadora, la mujer llena de ilusión.
Sus ojos se empañan de lágrimas,
la imagen ya no está clara, se desdibuja sobre el cristal. 
Surge el boceto de un monstruo despiadado, enfurecido, 
escupiendo humillaciones sobre el mutilado vidrio.
Él que empaña su ilusión y sus ganas de vivir. 
El camaleónico  ser que intenta borrar los golpes,
el dolor de su alma y las ojeras de sus ojos
con un ramo de flores o una caja de bombones, 
con sabor amargo a lágrimas y a decepción.
Él la culpa de todos los escarnios en su vida
 y la maldice y la golpea una y otra vez.
Ella baja la mirada, agacha la cabeza,
 siente el peso de la culpa y la vergüenza.
Los gritos resquebrajan las paredes de la casa.
Su cuerpo maltrecho, dolorido, sin esperanza,
queda roto en el suelo, sin encontrar solución. 
Él la ha convertido en una muñeca de papel.
El llanto de los niños suena en sus oídos 
que sangran por los golpes recibidos. 
 El más pequeño de todos se arrodilla
en el suelo a su lado, junto a ella, 
le acaricia la cara ensangrentada,
con un gesto de impotencia
de sus dos años recién estrenados.
El mayor con apenas ocho cumplidos,
la contempla con los ojos muy abiertos
desde la punta sus pequeños pies.
¿Y ahora qué? 
¿ángel o demonio?
¿y ahora qué?. 
Tantas veces perdonó 
al que la vida le roba,
que hasta la cuenta perdió.
 Ahora con las alas rotas,
cuando el alma le sangra,
pude entender tantas cosas:
"No pueden cambiar las personas,
a veces ni siquiera mejorar".
-¡Levántate mujer!.
Oye una voz que le dice en su interior,
-¡Levántate!.
-¡Mira adelante con la cabeza muy alta!. 
-¡No la vuelvas a agachar!.
-Tus hijos te necesita,  
necesitan un hogar donde haya respeto, 
amor y paz.
-Toma la bandera de la dignidad y extiéndela.
-¡Remienda tus alas rotas, empieza de nuevo a volar!. 
Se levanta vacilante, toma a sus dos hijos de la mano  
y abre los labios amoratados, antes siempre cerrados
para gritar alto y claro :
-AYUDA POR FAVOR, AYÚDENME POR DIOS. 
La tumba está vacía, se acabaron la noches de pesadillas.
Ha soltado las cadenas y vuela libre como una paloma en libertad.
Sus dos hijos desde lo más profundo de sus almas musitan.
GRACIAS MAMÁ.

Safe Creative #1611229885751

domingo, 13 de noviembre de 2016

1...2...3...4...EL TIO DEL SACO

  Aquél domingo fue un día triste y gris, como si el cielo estuviera de luto mortuorio. Las campanas de la iglesia doblaban a muertos y el olor a cirios y a crisantemos se esparcían por toda la calle. El cortejo fúnebre llevaba a hombros un pequeño ataúd blanco con un ángel de escayola gravado sobre la tapa. Caminando al lado una mujer totalmente vestida de negro dejaba escapar los sollozos sin control que se convertían en terribles lamentos:
-¡¡Mi niña, mi preciosa niña, mi clarita, maldito seas y ardas en el infierno engendro de Satanás!!!.
Las verjas del cementerio estaban a medio abrir por lo que varios hombres se adelantaron y las pusieron de par en par tras el sonoro chirriar de los viejos hierros enmohecidos.
En el silencio sólo se escuchaban los sollozos de la señora de luto y las paladas de tierra del sepulturero. De pronto un grito se hizo eco entre las tumbas y la madre cayó de rodillas ante la fosa:
-¡¡Abran, abran el ataúd me ha llamado, la he escuchado decir mamá, está vivaaaaaaaaaaaaa!!!
El silencio era sepulcral, todos miraban a la señora de negro de rodillas sobre la tierra aún fresca en la cual escarbaba con sus propias manos, mientras musitaba entre sollozos:
-Clarita, clarita, no tengas miedo, soy mamá, estoy aquí, ahora mismo te sacó de hay y nos vamos a casa las dos juntas.
Dos hombres con sombrero y capa levantaron a la mujer a la fuerza y la introdujeron en un coche mientras intentaban calmarla:
-Vamos señora la llevaremos a casa, tiene que descansar, la niña ha muerto, ya no se puede hacer nada, tiene que aceptarlo.
El coche se alejo del cementerio bajo la lluvia que empezaba a caer lenta y monótona.
La mujer desmadejada en el asiento trasero no paraba entre sollozos de pedir que la llevaran de nuevo junto a la tumba para rescatar a su hija, que no podían dejarla allí sola. Pero sus ruegos no fueron escuchados, el coche continúo adelante por el pavimento, ahora totalmente mojado, reflejando las luces de las farolas que alumbraban la oscura noche.
La mujer entre sollozos se derrumbó sobre la cama mientras un frío extraño se apoderaba de su cuerpo y de su alma. Aquella noche fue larga, demasiado larga. El viento azotó con furia las ventanas mientras en lo más profundo de aquella pesadilla una voz muy querida y familiar sonaba en sus oídos:
-Te quiero mami, no sufras estoy bien... pagará, pagara el daño que ha hecho, no lo dudes mami....
La voz infantil sonaba en los oídos de la mujer tarareando aquella canción de comba con una letra desconocida hasta ese momento.
1...2...3...4 el tío del saco, salgo de la tierra a saldar una deuda...
1...2...3...4 el tío del saco, salgo de mi tumba, te busco en la penumbra.

(6/11/2012)

Dedicado a mi admirado autor del terror:
"Howard phillips Lovecraft"

Safe Creative #1301094317081

martes, 8 de noviembre de 2016

¡SALVE REY DE LOS CRISTIANOS! (Poesía recitada)


Atado, clavado de pies y manos,
risas y burlas se oían
mientras sus ropas de repartían.
¡Salve Rey de los cristianos!
entre mofas gritaban y se reían,

hombres llamados humanos.

Nido de instintos y bajas pasiones,

grotescos y extraños eslabones,
caídos como gotas de ácido.

¡Su reino no es de este mundo!

¡Sus lágrimas contienen las almas

inocentes de los exterminados

sin justicia ni piedad!

¡Sangre derramada sobre una cruz
donde florece el dolor humano!
Carne que no es carne
Sangre que no es sangre
Manos de materia entre los hombres
desintegradas entre tanta perversión.
Sobre el costado Padre, tiene una llaga inmensa
imposible de cerrar, un abismo sin fondo,
donde se retuerce la más terrible oscuridad.
¡Padre aparta el cáliz de amargura y de dolor!
¡Dios mio, Dios mio! 
¿Por qué los has abandonado?.
Llora el cielo gris sangre que florece,
gotas de sudor y de agonía.
¡Padre perdónalos porque no saben lo que hacen
están ciegos y sordos, no pueden ver ni oír!.
¡Agua, agua por caridad!
la sed abraza su parte terrenal,
¡Sólo vinagre para los labios agrietados!
¡Padre...en tus manos encomienda su Espíritu!
La lanza puntiaguda atraviesa el costado de la
inocencia dejando caer sobre la tierra sangre
y agua en una lluvia de eternidad.

(2 de abril del 2013)



Safe Creative #1304024881072