jueves, 31 de marzo de 2016

Lo siento amigos ya no podré compartir mis creaciones en todas las comunidades


Amigos este mensaje es para deciros que ya no puedo compartir mis publicaciones en algunas comunidades de Google. Me ha llegado un mensaje de Google diciéndome que hago uso inapropiado, "Que infringe la política de contenido y conducta de usuario". Como estoy en muchas comunidades, lo único que se me ocurre pensar es que me penaliza por compartir mis escritos en todas ellas. Posiblemente piensa que publico demasiado. Antes de que me impida compartir mis escritos, me veo obligada a quedarme sólo en algunas comunidades. Para mi es un dilema y  me da tristeza porque me siento bien en todas ellas. Disculpen las molestias, lo siento mucho. Siempre me gusta compartir mis escritos e imágenes con todos vosotros, pero parece que eso a partir de ahora no será posible.
PD: Se me olvidó añadir algo más: Hacía más de un mes que no podía entrar por problemas de salud y cuando entré me encontré con esto. Lo más importante para mi ahora es mi salud, así que poco a poco iré arreglando las cosas. Todavía necesito seguir haciendo reposos de vez en cuando, aún no estoy totalmente recuperada.

El hada sonrisa de primavera I

Pequeña hada de primavera/Little Fairy Spring (I.M.S.T.)
Ella es el hada "Sonrisa de primavera".
Nació en un rosal silvestre, blanco como la nieve, cuando  el bosque despertaba de su letargo invernal. Era tan diminuta que los pétalos de la flor le sirvían para arroparse.  Entre todos los habitante del lugar la cuidaron y la vieron crecer día a día alegre y feliz. Su sonrisa era tan maravillosa que cuando sonreía el viento bailaba de felicidad y las campanillas silvestres tocaban preciosas melodías. Hasta el gusano gruñón que vivía en un agujero, encima de un viejo tronco, dejaba de pelear y quedaba extasiado contemplando a la pequeña hadita.
Fue creciendo acompañada por su amigo colibrí, que no la perdía de vista un solo instante, para que no le ocurriera nada  malo. Con el tiempo se convertiría en una hermosa jovencita alada, de una belleza deslumbrante, que acabaría conociendo a un bello joven perdido en las profundidades del bosque y del que se enamoraría sin remedio. Pero esta es otra historia que forma parte de otro cuento, que en su día les contaré.
Hoy sólo les quiero presentar a la bella: "Sonrisa de primavera" Safe Creative #1603317028539

viernes, 4 de marzo de 2016

La verdadera amistad (Feliz fin de semana)

Como muchas de mis composiciones de imágenes, ésta también da error y se ha borrado. De todas formas la pueden encontrar en Google +. Lamento mucho las molestias. Muchas gracias.

jueves, 3 de marzo de 2016

Retazos 1


Quizás nunca entendiste nada o tal vez  fui la rara en aquel teatro de marionetas, donde podía ver los hilos que manejaban cada movimiento.
Puede que no tuvieras corazón o probablemente olvidaste el alma antes de nacer, colgada en algún jirón del tiempo.
Es posible que perdieras los sentimientos o alguien te los robara y ya no podías sentir nada.
No se que pudo ser aquello que cubrió tus ojos y tus oídos. Aquello que te hizo sentir con derecho a dañar tanto.
El dolor llegó en el momento justo. Sin pedir permiso, sin avisar. Allí estaban mis ojos de terciopelo, mirando sin entender. Sin poder apartar la mirada de aquello. Buscando una respuesta, entre el aire y el cielo azul. Busqué en las charcas de peces cabezones, donde la cigüeña patas largas pescaba con total impunidad. Examiné los grises días de invierno y los luminosos momentos de primavera. Pero no existía nada, todo era silencio. Silencio de margaritas amordazadas con velos negros. Silencio de amapolas llorando lágrimas de sangre, entre espigas maduras.
El columpio balanceado por el viento hablaba de libertad, pero sólo eran alfileres negros clavados en el corazón y burdas puntadas para coser los labios y el alma mientras confeccionaban la pequeña mortaja negra, sin flores ni ataúd de nácar. 
Allí arriba seguía estando el cielo como un espejo. Demasiado inmenso, demasiado lejos de mis pequeños pies. Abajo el abismo infinitamente negro y entre el abismo y el cielo un árbol de verdes hojas y ramas gruesas. El camino por el que mis pisadas mantenían el equilibrio para no caer en el foso oscuro donde manos cadavéricas imploraban mi presencia. Mis ojos de terciopelo buscaban el cielo tan hermoso, tan inmenso, tan lejano. La yerba sabia demasiado verde, demasiado amarga. Faltaba algo para que la vida habitara en aquel lugar de almas
muertas.
Safe Creative #1603036765500