miércoles, 23 de diciembre de 2015

El encuentro


La despertó el sonido de un villancico en una voz demasiado familiar y querida por ella:
En el cielo se alquilan balcones para un casamiento
que se va a hacer...
que se casa la virgen María con el patriarca señor san José...
El olor a a rosquillas de anís y a  pestiños envueltos en canela y miel era inconfundible.
No podía ser o quizás si lo era y todo había sido una terrible pesadilla.
Un mal sueño del que ahora despertaba y la realidad era la que deseaba que fuera.
Caminó descalza hacia la cocina. 
Estaba allí, envuelta en su bata azul, sacando las últimas rosquillas de la sartén.
La emoción se apoderó de su voz y casi lloró al pronunciar:
-Mamá 
La abrazó muy fuerte. Como si quisiera que aquel momento perdurara para siempre.
Ella la contempló con dulzura:
-Hola hija mía. ¿Has dormido bien?.
Las palabras salieron atropelladamente entre sus labios:
-¿Esto es real o sólo es parte de un sueño?
Ella sonrió:
-Hoy es Navidad cariño, puede ser lo que tú quieras que sea. Deja que la magia te envuelva en este día. 
-Te quiero tanto mamá. Te he echado tanto de menos. Quería correr tantas veces a tu lado. Ellos me alejaron de ti para siempre. Me hicieron tanto daño mamá, todos ellos.
Una lágrima afloró en las pupilas de la señora de la bata azul:
Lo se todo hija mía. Los seres humanos se dejan llevar por el egoísmo. Sólo buscan la materia anteponiéndola a cualquier otra cosa. Se dejan dominar por los bajos instintos y destruyen lo más sagrado de la vida. Ahora hija mía ha llegado el momento de que cada uno siga su propio camino y recoja todo aquello que sembró y labró con tanto ahínco. La siembra esta madura. Es el momento de recoger los frutos amargos o dulces que cada cual cuidó con tanta pasión y esmero. No olvides nunca lo parecida que somos las dos. Te lo dije muchas veces, tú y yo somos iguale. Mira papá también ha venido a celebrar la Navidad con nosotras. El también lo sabe todo. No llores más hija mía. Tus lágrimas se clavan en nuestras almas y no nos permiten descansar en paz. Este es nuestro momento. Dame un abrazo muy fuerte.
El hombre cruzó el umbral de la puerta y se unió al abrazo con las dos mujeres, mientras el olor a rosquillas recién hechas y pestiños se extendía por la cocina.
El despertador sonó como un martillazo. Lo desconectó a tientas.
Como un fogonazo recordó aquello. No sabia si era realidad o un sueño más. Saltó de la cama y corrió hacia la cocina casi gritando:
-Mamá...
Nadie contestó a la llamada. Al llegar a la estancia descubrió sobre la mesa el plato de rosquillas y pestiños envueltos en canela y miel. Las lágrimas empezaron a rodar por sus mejillas. No había sido un sueño. Sus dos seres queridos y especiales habían venido celebrar la Navidad con ella y después partieron hacia la eternidad. Las palabras sonaban en sus oídos:
-Ahora ya lo sabemos todo hijas mía. No llores más cariño. Tus lágrimas se clavan en nuestras almas y no nos dejan descansar en paz. 

Safe Creative #1512236085090

domingo, 20 de diciembre de 2015

Añoranzas y recuerdos


Navidades que se fueron 
personas que ya no están
añoranzas y recuerdos
que en mi alma anidaran.
Se que estás en el cielo,
eres parte del Universo.
Desde este mundo, 
quiero decirte feliz Navidad
y algunas palabras más:
que te  quise, que te quiero,
que nunca te olvidaré,
que en mi alma siempre vivirás.
Por todos esos momentos vividos,
entre los golpes y baches de la vida
que a veces yo no entendía.
El corazón de esas cosas no sabe,
el corazón de esas cosas no entiende,
él solo late sentimientos y añoranzas,
 confunde fechas y caducidad,
 piensa que las luces de esta Navidad
 son  las de otras Navidades pasadas,
 como si a mi lado aún estuvieras, 
aunque falte tu presencia.
Desde ese lugar infinito
donde ahora tú estás,
se que sonreirás,
se que sentirás la paz,
al saber que lo superé,
 que ya puedo ser feliz,
que todo ha quedado atrás.
Para mi eres el mejor 
y si volviera a nacer, 
ni por un momento dudes
que te volvería a elegir, 
que no te cambiaría jamás.
La tormenta ya pasó,
 sólo queda la llovizna
de lo que fue un gran dolor.
Desde la tierra hasta el cielo,
desde este mundo quebrado
hasta el infinito Universo,
te mando todo mi cariño,
te mando todos mis abrazos,
te mando todos mis besos.
Hasta que llegue el día
en el que tú y yo 
nos encontremos
de nuevo.
-----------------------
(A una de las persona que más quise y quiero en mi vida y que siempre llevo en mi corazón). 

Safe Creative #1512206066685

lunes, 14 de diciembre de 2015

Brumas (Capítulo VIII)

Nosferatu (I.M.S.T.)
Querido diario:
Por fin ha llegado el momento de huir de esta locura. Esta mañana acompañé al conde al pueblo para elegir el vestuario de gala para mi cumpleaños. Oculté en mi bolso de mano lo único que me queda en esta vida: La carta de mi madre, el rosario de mi abuela y a ti mi querido amigo y compañero. Como siempre me quedé sola, mientras él arreglaba sus negocios en el banco. En mi mente estaba muy claro lo que deseaba: 
¡Escapar!.
Volví a entrar en la tienda de arte.
Deseaba con todo mi corazón que apareciera el muchacho de la otra vez. Detrás del viejo mostrador del establecimiento apareció una mujer madura que me miró con sus enormes ojos negros y preguntó con voz cascada: 
-¿Necesita algo señorita?
Le dije que no, que sólo miraba. Ella volvió a sus quehaceres y yo me quedé cerca de la ventana con la mirada fija en la calle, albergando la esperanza de verle aparecer. Me parecieron unos minutos interminables. Por fin le vi cruzar el umbral de la tienda. Me acerqué a él y susurre:
-¡Por favor ayúdame  escapar!.
Me miró fijamente. No parecía sorprendido. Me tomó de la mano y tiró de mi hacia el exterior del establecimiento. Una vez fuera me llevó detrás del edificio y me preguntó en voz baja:
-¿Ya lo has descubierto?
-Sí...le contesté mientras las lágrimas afloraban en mis pupilas.
-Ven conmigo. Espero que no me echen de menos, pagaría un precio muy alto por ayudarte.
Me condujo a una especie de granero de madera. Cerca de la entrada del pueblo. En él había algunos caballos atados a un pesebre. El olor a heno era muy intenso. Me ofreció una vieja silla. El tomó asiento a mi lado en una destartalada caja de madera.
Luego se dirigió a mi con voz pausada:
-Ahora ya lo sabes. Lo peor está por llegar y no es el conde.
Después de esas palabras me estrecho la mano y se presento:
-Me llamó Denis. 
Lo contemplé con el miedo reflejado en las pupilas:
-Mi nombre es Adelaida. Muchas gracias por tu ayuda.
-Ahora deben estar buscándome. 
¿Cuando no me encuentre 
qué ocurrirá?
El sonrió:
-Conociéndole no es difícil suponer que pondrá el pueblo patas arriba y buscará hasta debajo de las piedras. Eres demasiado valiosa para dejarte escapar. Pero no te preocupes, procuraré que no te encuentre.
Lo miré sorprendida:
-¿Por qué soy tan valiosa para él?
Denis se quedó pensativo mirando al suelo. Después añadió:
-Quiere utilizar tu cuerpo para devolver la vida a su hija. Nunca te quiso. Para él sólo fuiste algo que en su momento le serviría para lograr su objetivo.
-¿Y por qué yo?. Respondí sin poder contener los sollozos, al darme cuenta de que el hombre al que había considerado un padre había traicionado mi cariño.
El muchacho continuó hablando:
-El te crió en ese lugar apartada de todos y de todo. Mientras crecías experimentaba contigo, para ver si eras compatible con eso a lo que llama hija. Por lo visto si lo eres. Ella es una muerta viviente. Necesita un cuerpo lleno de vida para regresar. No cualquier cuerpo Adelaida. Necesita el tuyo.
Llena de terror volví preguntar :
-¿Por qué el mío?
El muchacho me miró compadecido mientras hablaba:
-Durante todo el tiempo que duró el embarazo de tu madre, le inyectaba algo en la sangre, para poder utilizarte al cumplir la mayoría de edad. 
-¿Y tú como sabes todo eso?
-Mi tía trabaja en el castillo. Es la cocinera. Siempre que baja al pueblo visita a mi madre. En varias ocasiones las escuché hablar sobre el tema.
Denis miró a su alrededor como si buscara algo:
-Ahora debes esconderte aquí. Después intentaré ayudarte para  que puedas regresar a tu lugar de origen, España.
Con voz pausada añadió:
-Ellos vendrán pronto.
- ¿Quienes son ellos?, pregunté con voz temblorosa.
-La familia del conde. Están todos implicados en el crimen. Siento decirte esto Adelaida, son vampiros. Todos ellos pasaron por el mismo proceso. No es una enfermedad. Es un pacto diabólico que hicieron hace mucho con el mismo satanás a cambio de la vida eterna. Necesitan sangre y vida nueva cada cierto tiempo para regenerarse y poder seguir en este mundo. Absorben el alma de la persona elegida y está se seca como una flor marchita y muere. Eso es lo que le ocurre a la hija de Andrei. Su madre era mortal como tú y como yo, pero tuvo la desgracia de enamorarse de ese engendro. Cuando nació su hija, lo hizo con la misma, digamos enfermedad. La madre al descubrir la verdad murió de pena. Toda la familia del conde sufre de lo mismo. No fue casualidad que la agencia contratara a tus padres para ese trabajo. Todo fue planeado.
Los sollozos salían de mi garganta sin control, mientras Denis hablaba . El me acarició la mejilla con ternura y añadió en voz baja:
-Tranquila, te prometo que no dejaré que te pasé nada. Ahora tengo que irme no quiero levantar sospechas. No abras la puerta ni hagas ningún ruido. Volveré con comida y algunas cosas que los detendrá.
Después de eso el muchacho agitó la mano en señal de despedida y desapareció tras la vieja puerta de madera.
------------------------------------------------------------------------------
Estoy sola amigo diario en este viejo granero, sin saber lo que me depara el destino. Casi no puedo escribir estas líneas. Las lágrimas nublan mis ojos y la pena ahogan mi pecho. Que dios me ayude.
Safe Creative #1512146020518

sábado, 12 de diciembre de 2015

El gatito del gorro azul les da las gracias amigos//Blue cap cat thanks you friends

Feliz fin de semana (I.M.S.T.)
El gatito del gorro azul les da las gracias amigos, por su apoyo y tiempo en mis creaciones. 
Espero y deseo que sean muy felices y disfruten de un maravilloso fin de semana.
Blue cap cat gives the friends thanks for your support and time in my creations.
I hope that they are very happy and enjoy a wonderful weekend.

viernes, 11 de diciembre de 2015

El instrumento



Podría darte las gracias por los malos momentos, 
por las lágrimas calladas que se fundían en el viento, 
 por el puñal sin conciencia que hundiste en mi pecho, 
por mis largas noches y oscuros días sin consuelo, 
por tantas preguntas que me hice en su momento, 
 por buscar las respuestas que sólo tenía el tiempo.
Quizás en tu mente ciega, te preguntes con sorna  
y sonreías pensado en mi corto entendimiento y
al no percatarme que disfrutaste todo el mal 
que en mi alma tatuaste. 
Debes saber, que pasé por el odio más profundo, 
incertidumbre, desconcierto, preguntas y lamentos.
Muchas horas de esta vida tan valiosa se perdieron, 
se esfumaron, las sacrifiqué, las regalé al sufrimiento,
a la injusticia ciega, clavada en mi alma destrozada 
sin respuesta ante tanta estupidez y burda ignorancia.
Como siempre en mi cerebro la  pregunta martilleaba:
¿Por qué?.
Pasaron muchos años de dolor, de muerte, de oscuridad,
  para que surgiera un manantial de agua fresca y cristalina,
de mi alma agrietada y rota como el más frágil cristal,
en la corriente limpia, una bella flor flotaba, la palabra: 
"GRACIAS"
No me engaño, ni te engañes,
fuiste sólo instrumento de enseñanza,
como el lápiz o la pluma de tinta impregnada. 
 Fue la vida, sabia instructora, única profesora, 
que entre línea y línea me enseño la gran lección  
y ese Dios infinito que todo forma y equilibra, 
 respondió a mi pregunta y se llevó el dolor.
La respuesta era clara, sencilla: 
"Estás en la escuela de la vida,
 son tus clases avanzadas, 
de dolor y sufrimiento,
intenso aprendizaje,
 extrae de todo ello 
lo bueno y añádelo
a tu equipaje.

Safe Creative #1512115995359

jueves, 3 de diciembre de 2015

Brumas (Capítulo VII)

La huida (I.M.S.T.)
Querido diario:
Hoy el conde Andrei me ha llamado a su despacho. Me ha mirado fijamente a los ojos. He agachado la cabeza para que no descubriera el terror en mis pupilas.
Me ha invitado a tomar asiento. Dijo que tenía que hablar conmigo. Estaba más pensativo y grave que de costumbre. Su voz sonaba un tanto cavernosa:
-Katia como bien sabes, faltan dos días para tu cumpleaños. Quiero que estés de acuerdo con  las circunstancias. Hoy marcharé al pueblo a resolver algunos asuntos y mañana me acompañarás  para elegir tu vestuario de gala. 
-¿Te parece bien?. Asentí con la cabeza sin levantar la mirada. El se dio cuenta  de mi actitud retraída y preguntó: 
-¿Te ocurre algo que yo deba saber?
-No. Sólo estoy cansada. Es época de exámenes y paso mucha horas estudiando.
-Esta bien, en ese caso puedes retirarte.
Me sentí aliviada al verme libre de su presencia. Caminé rápidamente hasta mi habitación. Esperé  con ansias a que él marchara al pueblo, para continuar mis pesquisas.
Eran las cuatro de la tarde pasadas, cuando escuché el ruido del coche de Andrei en el patio de la entrada.
Me asomé a los ventanales para cerciorarme de que era así. Efectivamente no tardó en desaparecer, por el viejo camino de tierra que atraviesa el bosque y llega hasta el pueblo.
Salí de mi habitación y me encaminé hacia los aposentos de Andrei para hacerme con la llave que contiene mis interrogantes. Una vez en el torreón abrí la pesada puerta con cuidado para evitar los secos crujidos. Afortunadamente todo el personal del castillo estaba ocupado en sus quehaceres y nadie descubrió mi presencia en aquella parte del castillo.
Revisé con una mirada toda la habitación. Reparé que en la parte superior del viejo armario de madera oscura, había una especie de baúl metálico. Busqué una silla para que me sirviera de soporte y poder acceder a él. 
Pesaba bastante. Casi pierdo el equilibrio al intentar llevarlo hasta el suelo.
Al fin conseguí tenerlo ante mi. Tenía un candado de hierro macizo, de apariencia muy sólida. El problema sería abrirlo.
Como por arte de magia mis ojos repararon en un viejo pico apoyado sobre la pared, en uno de los rincones. Comprendí que podía utilizarlo como palanca y así lo hice. Al cabo de un tiempo y tras muchos esfuerzos conseguí que el candado cediera.
Dentro encontré un frasco de pastillas, una linterna, un abrecartas, ropa de mujer, zapatos y un sobre color sepia dirigido a una tal Adelaida. Lo tomé entre mis manos. Noté que había algo más que papel en su interior. Al ponerlo boca abajo cayó entre mis manos un pequeño crucifijo de plata antigua y  cuentas blancas como la nieve. Contemplé las garabateadas letras y dos fotografías desgastadas por el tiempo. En una de ellas una hermosa mujer de cabellera negra sonreía feliz. Al lado estaba un hombre apuesto y fornido con expresión risueña que la tomaba por los hombros.
Movida por la curiosidad empecé a leer:

Mi querida hija Adelaida:
Si estas leyendo estas líneas, eso quiere decir que sigues en el castillo. Lo más probable es que yo no estaré en esta vida, ni tu padre tampoco.
Quiero que sepas que a pesar de no poder estar a tu lado, siempre velaremos por ti desde cielo.
Es posible que el conde te haya dicho que mi muerte fue a causa de una extraña enfermedad y que tu padre se volvió loco. Has de saber hija mía que todo es mentira. Que sólo persigue devolver la vida a su hija Irina, sin reparar en cualquier medio a su alcance para conseguirlo. Muchas vece he pensado que ha perdido la razón a causa del horror por el que él y su esposa han pasado.
El castillo es propiedad de los antepasados del conde, personas muy ricas e influyentes en el lugar. Andrei y su esposa tuvieron una hija a la que llamaron Irina. Una hermosa niña que sólo tiene algunos años más que tú. Todo eso ocurrió antes de llegar tu padre y yo a este lugar. La pequeña enfermó al cumplir los cuatro años. La llevaron a una acreditada clínica de San Petesburgo con la esperanza de que curara, pero no fue así, al poco tiempo murió. El conde la trajo al castillo y comenzaron sus experimentos y el horror. Consiguió su objetivo, verla caminar de nuevo como si estuviera viva, pero algo terrible, sin explicación lógica, la volvió una fiera sedienta de sangre. Su madre no pudo soportar el dolor y falleció de tristeza, dejándola al cuidado de su padre, el conde.
Tienes que marchar hija mía lo antes posible de este lugar. 
¡No mires atrás!. ¡Huye!. 
Me debilito día a día a causa de las pruebas a las que el conde me somete con la esperanza de curar a su hija. La tiene encerrada en el mausoleo que está al lado del castillo, desde que murió su esposa Katia. El otro día escapó de su encierro. Entró en esta habitación. Parecía una especie de pesadilla. Se acercaba a mi lentamente. Me sentí totalmente indefensa, esperando ser atacada de un momento a otro. En esos momentos apareció Andrei y se la llevó a rastras. 
El crucifijo que encontrarás junto a estas líneas, era de tu abuela, es lo único que conservo de ella. Ni siquiera tu padre está a mi lado. No quiero ni imaginar lo que el conde ha podido hacer con él. Me angustia el sólo hecho de pensar que no este vivo. Debes llegar a España lo antes posible. Dentro de este sobre está la dirección a la que debes dirigirte.
Un abrazo hija mía desde lo más profundo de mi corazón...
y que Dios te ayude Adelaida.
-----------------------------------------------------------------------------

Amigo diario me quedé helada de terror, de rabia y de incertidumbre.
¡ Mi nombre es Adelaida!. ¡El lo cambió y me puso Katia!
¡Mi madre no murió de una extraña enfermedad, ni mi padre tampoco!
¡Los mató ese maldito engendro de satanás!

Safe Creative #1512035943546

martes, 1 de diciembre de 2015

Pajaritos (I.M.S.T.) "Gracias amigos//Thanks friends"

Pajaritos (I.M.S.T.) "Gracias amigos//Thanks friends"

Muchas gracias amigos por vuestra amistad y por vuestro apoyo y cariño en mis creaciones. Pido disculpas si a veces no dispongo de tanto tiempo como me gustaría. Feliz semana estimados amigos.//Friends thank you very much for your friendship and for your support and love in my creations. I apologize if sometimes I do not have as much time as I would like. Dear friends happy week.