miércoles, 30 de septiembre de 2015

Robot 402

Future: "Manufacture of humanoids"
En mi memoria perfectamente artificial
grabado está, que hace mucho tiempo
existió una especie llamada mortal,
que hicieron de su mundo un infierno
 y desapareció su hábitat.
Mis circuitos no pueden entender,
no pueden discernir, ni razonar,
como seres llamados humanos
envenenaron su propio mundo
y lo destruyeron con sus manos.
Mis algoritmos no pueden vislumbrar 
tales anomalías, no las pueden asimilar.
Grabado está, que tenían alma y corazón
y que la vida latía en ellos en tic- tac.
mis circuitos no pueden descifrar
porque siendo seres tan humanos,
carecían de sentimientos y humanidad. 
En mi perfecta memoria artificial 
grabado está, que eran seres extraños, 
seres que escribían poesías,
los algoritmos que corren por mis venas
no pueden discernir tan extrañas anomalías.
Y sigue la lección sobre esta imperfección:
Grabado está, por sus rostros de piel y sangre
 gotas saladas corrían, cuando la tristeza
 en ellos imperaba, se llaman: "Lágrimas".
Significado de este estado: «Lloraban».
Mi cuerpo de metal no tiene sentimientos,
soy el robot 402, de una serie de máquinas
perfectamente fabricadas, del año 2.202.
No escribo poesías, ni tengo gotas saladas
en mi rostro de metal, no sufro anomalías.
En mi mundo artificial de cables y circuitos
no existe eso llamado humanidad,
no hay guerras, 
ni bombas, 
ni cañones,
no existen sentimientos, ni emociones,
todo es perfectamente artificial.


Safe Creative #1509305262179

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Hojas y lágrimas de otoño

Autumn 1
Cruza el rayo el cielo entre negros nubarrones,
culebrea, tiembla y truena en los altos torreones.
El otoño gris y frío llora lágrimas de hojas muertas,
que vuelan sobre la calle y desprende la tormenta.
Las cigüeñas se han marchado, están los nidos vacíos,
las golondrinas emigraron a otros parajes perdidos.
La calle es una alfombra mullida,
de hojas secas, ocres y amarillas.
Tarde de tormenta, la gente corre bajo los paraguas,
un perro busca cobijo en un portal de la plaza.
Las rosas están dormidas, perladas de lluvia clara,
ya no despliegan aromas de primaveras pasadas.
Lágrimas de lluvia  en los cristales de las ventanas,
recuerdos de tiempos pasados que se clavan en el alma


Safe Creative #1509235217775

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Ellas bailan

Andalucía: "I love you"
Dos muchachas bailan
entre lunares, volantes 
y enaguas blancas.
Suena el martinete,
aplaude la muchedumbre,
tacones sobre las tablas.
Un caballo pura estampa
tira de un carro antiguo, 
dos palomas
en la fuente beben agua,
palomas blancas.
Suena el martinete,
¡se escapa un Olé 
del corazón,
del pecho, de la garganta!.
Al compás del martinete
las dos gitanas bailan,
pelo de negra noche,
labios de rubí que sangran.
Limones de verde y oro,
entre el cielo y la plaza.
Los golpes del martinete
martillean en el alma.


Safe Creative #1509165174520

martes, 15 de septiembre de 2015

Pobre payaso



-¡Soy una princesa, soy una princesa...!.
La niña daba vueltas mientras  gritaba y reía. Su hermoso vestido de fiesta brillaba bajo la luz de la lámpara de cristal con reflejos maravillosos.
-Nena te vas a marear. No sigas dando vueltas. Vamos tenemos que darnos prisa, los invitados esperan abajo.
Las dos, madre e hija, cogidas de la mano bajaron la escalera de mármol. Todos esperaban al lado del gran pastel de cumpleaños. Era el quinto cumpleaños de Aitana y sus hermosos ojos brillaba de ilusión.
La fiesta fue un éxito. La niña había abierto todos los regalos nerviosa y excitada  ante la novedad. Cuando todos
se marcharon, Aitana se fijó en uno de los paquetes, el último que había abierto.
-Mami este regalo es extraño... señaló con el pequeño dedo un payaso sentado sobre una bicicleta antigua, que al darle cuerda, emitía una especie de ruido parecido a una risa melancólica, mientras hacía girar los pedales.
-Mami...¿Por qué está triste el payasito?. Los payasos siempre hacen reír a las personas.
Isabel miró a su hija sin saber que responder. Lo cierto es que el payaso de juguete parecía muy apenado sentado sobre su medio de locomoción.
Tras reflexionar respondió:
-Aitana a veces las cosas no son lo que parecen, también hay payasos tristes.
-¿Y por qué hay payasos triste mami? 
¿Y si están tristes porque ríen y no lloran?. Deberían llorar como hago yo cuando me lastimo, hasta que se pasa el dolor.
-No siempre es así hija. Hay personas que piensan que las lágrimas no son buenas y las evitan, prefieren mostrar una máscara ante los demás. Esas personas siempre tienen una sonrisa pintada en el rostro, una sonrisa ficticia.
-Mami yo cuando estoy triste lloro mucho y después cuando las lágrimas se van vuelve la sonrisa y me siento mejor. Si intento no llorar me quema por dentro, es como si no pudiera respirar. Pobre payasito mami, sólo puede estar triste, pero no puede llorar. Me da mucha pena. Creo que es muy desgraciado.
Sí Aitana hay personas como este payasito que son muy desgraciadas porque no se permiten sentir sus propios sentimientos, creen que eso las vuelve débiles y vulnerables y pierden lo mejor de esta vida, ser ellas mismas.
Aitana contempló con compasión el pequeño juguete y lo apretó contra su pecho. 
-Mami desde ahora voy a cuidar del payasito como tú haces conmigo. Le voy a enseñar todo lo que tú me ensañas a mi. Seguro que aprende a llorar y a reír de verdad y no de mentira. 
Isabel miró a su pequeña hija complacida. Acababa de cumplir cinco años pero a veces al hablar con ella, en su inocencia, sentía como si la pequeña Aitana hubiera vivido toda una vida y sólo estuviera recorriendo una vez más el camino de un nuevo amanecer.
Safe Creative #1509155166221

(Imagen utilizada del payaso, en el dominio público:
http://www.publicdomainfiles.com/show_file.php?id=13953943213447

Premio concedido a este escrito, como relato del año 2015, a la creatividad y originalidad, por el equipo de moderadores de la comunidad "EDUPSIQUE: Narrativas multiformes" . Muchas gracias a todos los moderadores y a esta encantadora comunidad en la que escribo.

viernes, 11 de septiembre de 2015

Rúbrica sangrienta

Rúbrica sangrienta/Heading bloody
Cara lívida, 
mirada perdida,
pies pequeños
entre calaveras 
peladas y carcomidas.
Surge de su propia tumba,
vestido azul, alas negras, 
en las manos la justicia.
En sus ojos no hay  nada,
sólo el vacío de la tumba 
donde estuvo sepultada.
Y son sus manos espadas,
cubiertas de hiedra amarga.
Pasos pequeños y firmes,
pasos de tiempos pasados,
ya suenan en la distancia.
Despacio, sin prisas,
pasos contados.
Sangre roja, 
sangre fresca, 
sangre espesa,
en el tintero 
del tiempo. 
Por pluma 
sus propios dedos.
Rúbrica sangrienta
que estampa 
en el mismo cielo.

Safe Creative #1509115140704

jueves, 3 de septiembre de 2015

Extraño cóctel la vida



La vida no es fácil,
no es fácil la vida,
no nos vamos
a engañar,
no es colocar 
un pie delante
del otro y caminar.
Lágrimas y sonrisas, 
amarguras y alegrías,
extraño cóctel la vida.
Regalo al fin y al cabo
que llega de lo más alto.
Con un reloj de tiempo
que musita en el tic-tac:
¡Vive!
¡Camina!
¡Aprende!
¡No te detengas jamás!
Hay momentos terribles, 
no nos vamos a engañar,
pero es bueno mirar 
por donde el cristal 
muestra la realidad.
Los más terribles de ellos
aquello que tatúan
y marcan nuestras almas,
son los que nos enseñan más
y nos muestran los peldaños
que lentamente escalamos
hasta llegar al final.
Y un día todos partimos
dejando atrás el camino,
nuestras almas se fundirán
en un abrazo infinito
con el  Universo divino,
no existirá el tiempo 
sólo momentos vividos.

Safe Creative #1509035073618