sábado, 28 de diciembre de 2013

Duelo por la princesa de nieve

Mujer de nieve/Snow Woman

La princesa de nieve
ha cerrado las pestañas.
La princesa de nieve
ya no sueña, 
ya no canta
-------------
En sus sedosos cabellos
de rosas y terciopelo,
se ha posado un ruiseñor
que canta con gran esmero:
«Princesa, princesita
de rosas en las mejillas,
llévame a tu mundo,
a tu mundo subterráneo
de magia y de ilusión,  
donde hay duendes y hadas
y seres estrafalarios»
----------------------
Pero la princesa de nieve
ha cerrado las pestañas.
La princesa de nieve
ya no sueña, 
ya no canta
-----------------
Yace su cuerpo frío
sin vida y sin calor,
sobre la cama de oro
de perlas y de fulgor.
-------------------
La princesa de nieve
ha cerrado las pestañas.
La princesa de nieve
ya no sueña, 
ya no canta
-----------------
Está triste el ruiseñor,
ha dejado de trinar,
lágrimas cristalinas 
en sus plumas coloridas
empiezan a resbalar.
Y la fuente que reía 
con fresca monotonía
se ha callado a la par.
-------------------------
La princesa de nieve
ha cerrado las pestañas.
La princesa de nieve
ya no sueña, 
ya no canta.
----------------------------
El cielo es un camposanto,
el sol ha perdido el color,
se viste de negro duelo
para esta triste ocasión
------------------------
La princesa de nieve
ha cerrado las pestañas.
La princesa de nieve
ya no sueña, 
ya no canta.
/////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Cuando el palacio de cristal quede en silencio
 y no se escuche el rumor del viento, el alma de la princesa de nieve volará entre las hojas de los árboles para volver a cantar la canción de la vida que un día cantó entre los mortales.


  Safe Creative #1312289692647


viernes, 27 de diciembre de 2013

¡Malditas arpías... todo te lo han quitado!

Gráficos con escarcha

Estoy llorando, agarrada a algo 
que se esfumó en el tiempo, 
como arena entre mis manos, 
ahora ni siquiera se si existió 
o si sólo fue una ficción. 
------------------------
Mi alma, mariposa de silencios,  
volaba siempre a tu lado
y mis brazos imploraban tu cariño, 
mientras las lágrimas corrían 
por mis mejillas como gotas de sal.
------------------------
Margaritas blancas. Margaritas gualdas. 
Flores silvestres entre mis recuerdos 
polvorientos. 
------------------------
Te quería tanto en mi mundo de cristal, 
tanto te quería, tanto te quiero todavía, 
que todo está bien si es a tu lado, 
aunque sea diferente. 
------------------------
¿Dónde están mis lágrimas?. 
Mis ojos son dos pozos secos y hundidos 
en el desierto de la desolación. 
------------------------
No puedo cambiar el curso de la arena de la vida,  
a pesar de tener los dedos rotos y ensangrentados, 
de tanto golpear el muro de la incomprensión. 
¡Demasiado alto para saltarlo!. 
------------------------
Todo te lo han quitado,
hasta los rayos de luna 
que bordaban tu ventana 
y el olor a jazmines y azucenas.
------------------------
Duele, como una tremenda punzada 
que atraviesa mi alma hasta anularme.
Las palabras se escapan atropelladas 
entre mis labios resecos, 
cuando el imposible salta a los ojos 
y la impotencia recorre con ágiles pisadas mi vida.
------------------------
Las arpías negras han devorado una parte de mi carne, 
de mis entrañas y han bebido mi sangre de dolor. 
Tenían los dientes afilados como cuchillos en la noche 
y las uñas  puntiagudas, esperando abalanzarse, 
sobre la incauta e inocente criatura. 
------------------------
Mis ojos se nublaron al contemplarlas, 
mientras ellas apagaban la luz del sol,
con alas negras y gelatinosas. 
Mi corazón se volvió loco de terror. 
Me faltaba la boca para gritar 
y me quedé muda ante el espanto.
------------------------
Todo lo han saqueado, 

sobre tu vida marchita 
han puesto un cartel 
de bienvenida, 
entre flores decoradas 
de hipocresía. 
------------------------
Las malditas arpías. 

Las que tienen un pozo 
sin fondo en el corazón. 
Ellas celebran la victoria, 
mientras tú mueres olvidada 
en las conciencias. 
El te mira con ojos de cristal sin retorno, 
en ese azul pálido que casi se desvanece. 
------------------------
El infierno está hay mismo, pero nadie lo ve. 
Todos están ocupados, 
contando las monedas justas y adecuadas a la hazaña 
que acaban de hornear en el vientre del averno.


Safe Creative #1312279687134

miércoles, 25 de diciembre de 2013

La flor que crece sin descanso

LA BELLA HECHICERA
El campo estaba helado. Hortensia tiritaba cada vez que sus ojos se posaban sobre la escarcha de los alcauciles, que como cabezas misteriosas salían a su encuentro en cada paso. Las hierba verde y alta, por las últimas lluvias, se doblaba sobre si misma, para protegerse de la inclemencia del frío mes de enero. Ella no deseaba ir al cementerio en aquellas fechas. Pero lo había prometido a la abuela. Cada año cuando el frío destrozaba los huesos y encogía el cuerpo, como alma en pena se calzaba las botas de cuero viejo, que le regaló Doña Carmelina antes de morir y partía embutida en el chaquetón grueso de lana, camino de sus miedos. La abuela de rosadas mejillas y pelo de nieve, se había hecho un hueco en el campo santo, varios años antes.Doña Carmelina, a la que todos llamaban la bruja, porque podía curar cualquier enfermedad con solo imponer las manos. Se comentaba entre los aldeanos que esas cosas son heredadas por los miembros de la misma familia, de generación en generación. Quizás esa era la razón por la que pocos pretendientes se acercaban a la muchacha. El miedo a lo desconocido les hacia mantener una prudente distancia. Carmelina hizo tanto bien antes de morir en aquel pueblo, que resultaba injusto que nadie mencionara su nombre. De repente volvió a escuchar las palabras de la abuela martilleando en su cerebro:
 -Hortensia debes ir al cementerio cuando el frío es más intenso. Iras cada año, como hemos hecho todas las mujeres de la familia, desde hace siglos. Una vez allí dirígete a la tumba blanca, aquella que alberga el alma más pura y busca sobre la tierra, la flor que crece sin descanso. Cuando la tengas entre tus manos guárdala en tu corazón, de esa forma podrás ayudar a los demás cuando te lo pidan. No dudes que un día cuando menos lo esperes acudirán a ti. Has de estar preparada para cumplir tu misión.
-Abuela yo no se donde está la tumba blanca - Había contestado Hortensia- con el miedo reflejado en sus hermosas pupilas de azabache.
La abuela la había mirada de aquella forma tan especial, como solo ella sabia hacerlo: 
-Querida niña no tengas miedo de lo que escuchen tus oídos. Cuando los cipreses empiecen a bailar la danza de la muerte baila con ellos. El viento te susurrara al oído y la niebla construirá un camino para que tus pies transiten por él.  
Hortensia se estremeció dentro del grueso chaquetón, mientras la pregunta recorría su mente:
-¿Ahora... soy yo la bruja?.
 Buscó con la mirada una respuesta, pero sólo puedo ver las paredes blancas, cubiertas de musgo verdinoso, del campo santo. En esos momento comprendió que no podía seguir huyendo de su destino.

Safe Creative #1312259673362

martes, 17 de diciembre de 2013

Lucía

LILA
Observo en mi caminar
al que sueña por no vivir
y al que ríe por no llorar,
al que grita sin callar
y al que calla sin gritar.
Mira Lucía:
niña de ojos tristes,
de mirada lluviosa de otoño,
la siembra madura de la vida,
en el granero yace recogida
y tras la loma amanece el día.
Mira Lucía el río quieto,
el agua mansa que besa las cañas
secas, sin vida, con lengua fría.
Mira Lucía,
cae la noche.
Cierra los ojos.
Duerme niña,
niña duerme,
niña espera,
espera niña,
que amanezca
el nuevo día. 





Safe Creative #1312179611642

viernes, 13 de diciembre de 2013

Viaje sin retorno

Etapas (I.M.S.T.)
Todos subimos al tren de la vida. Nos acostumbramos tanto a él, que olvidamos que el viaje llega a su final y no existe la posibilidad de sacar billete de regreso.
En la niñez nuestras almas vuelan sobre montañas de fantasías. Soñamos con el corazón tierno del niño que abre los ojos a la vida. Un día sin apenas darnos cuenta llega el tiempo de jugar a ser mayores entre el chuf-chuf-chuf y el humo de la vida. Nos convertimos en adultos . Pasamos por parajes maravilloso en los que se dibuja el amor y también desoladores en los que nuestra alma llora sin consuelo. También cruzamos peligrosas ciénaga, donde podemos contemplar estampados sobre el sieno los monstruos del miedo. Entre parada y parada nos miramos al espejo y descubrimos los primeros copos de nieve sobre nuestros cabellos. La cicatrices de los años sobre nuestros huesos también se hacen presentes, mientras el tren sigue adelante sin detenerse. 
Un día nuestra mirada cansada se posa sobre el milagro de un nuevo y hermoso retoño. Nos contagiamos de la vida recién estrenada. De la sangre nueva que comienza el viaje.
Cuando llega nuestro momento la estancia se llena de olor a rosas, a cirios y madera barnizada con sabor a lágrimas y a recuerdos. El tren ha llegado al final. Es la última parada. Ha llegado el momento de bajar y dejar a nuestras almas cruzar hacia su destino.
---------------------------------------------------------------------------------
«Vive cada momento como si fuera el último que vas a respirar.Todo tiene un final. La vida también lo tiene»

«Desecha el odio, la envidia, la avaricia y todo aquello que roba la felicidad a tu corazón. Es una carga demasiado pesada para llevarla sobre tus hombros. Es bueno y reconfortante viajar ligero de equipaje »
«Mira el paisajes por el que pasas en cada etapa de tu vida. Asimila toda la enseñanza que cada uno de ellos te transmite. No olvides que el billete tiene fecha de caducidad.»



Safe Creative #1312139583934

martes, 3 de diciembre de 2013

Ninita y el muñeco de nieve


Angel

Había una vez hace mucho tiempo, tanto como estrellas hay en el cielo, un lugar situado en las altas montañas. Eran tan altas que desde ellas  se podían ver las alas de los ángeles mientras caminaban entre las nubes. Aunque éstas sólo eran visibles para aquellos que poseían la inocencia de un niño.

En aquel lugar mágico vivía una pequeña niña llamada Ninita. Ella podía ver los ángeles y también hablar con ellos. Sus ojos llenos de inocencia podían alcanzar la belleza oculta para la mayoría de los mortales.

Un día en que paseaba por aquellos parajes y en el que hacía tanto frío que el aliento parecía salir de una humeante taza de chocolate, se topó con un solitario muñeco de nieve. El pobre estaba tan solo y frío que la niña se compadeció de él al contemplarlo. Después de comprobar lo helado que estaba con sus pequeñas manos, lo saludó:
-Hola muñeco de nieve, ¿cómo te llamas?
El muñeco entre balbuceos y tiritones contestó:
-Me llamo friolero. Me acaban de crear dos niños que han pasado con un trineo por este lugar.¡Braaaaa....que frío tengo!. ¡Me tiemblan hasta las ideas!.

Ninita se puso muy triste por el pobre friolero. Se quitó la bufanda que la abuela le había tejido con tanto cariño, el gorro y los guantes y se lo puso todo al muñeco que seguía tiritando.

Friolero tras un gran estornudo... ashiiiiissssss...., entre tiritones dejo oír su helada voz:
-Gracias hermosa niña. Ahora estoy más calentito. Cuando pase con su trineo Papa Noel  le diré que eres una niña muy buena, que te traiga muchas cosas hermosas.

Ninita miró con tristeza a friolero que no paraba de estornudar y en voz baja musitó:
-Señor friolero lo que yo quiero no me lo puede traer el señor Noel. Es imposible. Se lo pedí hace mucho tiempo a uno de los ángeles que a veces baja a la tierra a cortar lirios para llevarlos a Dios y me dijo que no puede ser.

-¿Qué es ese imposible que tu corazón anhela y que no puede hacerse realidad?

Ninita bajo la cabeza muy triste y continuó hablando:
-Quiero pasar la Navidad con mi mamá. Todos dicen que ella se marchó al cielo. Dice el angelito que habló conmigo que tuvo que marchar porque Dios la necesita para cuidar el jardín de la esperanza, que todos los mortales llevamos dentro del corazón. Son flores que hay que cuidar con mucho amor y como mamá era tan amorosa con todo el mundo, la necesitan para dar amor a las flores y mantener viva  la esperanza entre los mortales.

Tras escuchar estas palabras friolero dejo de tiritar. Dos lágrimas de nieve empezaron a rodar por sus escarchadas mejillas. Poco a poco la nieve del cuerpo empezó a derretirse, hasta formar un charco de agua helada.
Ninita empezó a llorar desconsoladamente,  pensaba que friolero había muerto por su culpa. Se arrodilló en el suelo junto al pequeño charco de agua y empezó a acariciarlo mientras decía:
-Lo siento friolero. Sólo quería ayudarte para que no tuvieras frío y 
te he derretido.


Las lágrimas de los hermosos ojos de la niña caían al charco helado.  Lentamente y de forma incompresible el agua empezó a desprender un agradable humillo rozando la sonrosadas mejillas de la niña.



Ninita  con los ojos muy abiertos, miraba sin entender nada, el remolino que empezaba a tomar forma, hasta convertirse en un hermoso niño con ojos tan transparentes como el agua derretida. En sus hermosas pupilas brillaba:
«El amor y la compasión más profunda».

Su voz sonó  como el canto de los pájaros sobre una hermosa catarata:
-Pequeña niña tu corazón maravilloso, tu inocencia y tu bondad han transformado el frío más profundo en la ternura y el amor más hermoso. Tus lágrimas dieron calor a mi sangre de nieve y tu bondad trajo el espíritu de la Navidad donde cada año nace el corazón del niño Dios, para recordarnos que un día hace mucho tuvo fe en todos los humanos y que aún conserva la fe en todos nosotros, incluso en  el humilde muñeco de nieve que hoy has encontrado en tu camino.
-Tú que cree en la magia y puede ver ángeles cortando lirios en la tierra para llevarlos ante Dios. Tú con tus lágrimas has creado lo más hermoso que se puede crear de un trozo de nieve fría «La magia de la Navidad».
Con voz maravillosa prosiguió:
-Tu mamá es el ángel que cuida el jardín de la esperanza en el cielo, para que las flores estén siempre hermosas y nunca mueran. Hoy tú madre dejará sus alas entre las flores de la esperanza para estar a tu lado y  que se haga realidad tu sueño. Esta noche cuando tiemblen tus pestañas por el sueño, pasearás de la mano de tu madre y sentirás todo lo que te quiere. Pero recuerda que luego ella ha de volver al cielo para continuar con su misión. Sus alas la estarán esperando.No olvides que Dios la ha convertido en el ángel de la esperanza y sólo ella pude hacer florecer esas maravillosas flores con su amor y sus cuidados.

Ninita escuchaba extasiada con la boca muy abierta y tuvo que hacer un gran esfuerzo para poder hablar:
-Gracias friolero... -¿Tú eres el muñequito de nieve al que antes regalé mi bufanda, mis guantes y mi gorro?. 

El hermoso niño de ojos transparentes, contestó:
-Soy el que soy. Todo y nada a un mismo tiempo. Mires donde mires siempre estaré allí, a tu lado. No lo olvides jamás.
-Esta Navidad como todas las navidades regresaré, sobre mi humilde cuna brillará la flor de la esperanza cultivada en el jardín del cielo, para todos los seres humanos de este mundo.
Tras estas palabras el hermoso niño se transformó en una luz tan pura e intensa que cegaba la visión y acto seguido desapareció entre las nubes.


 
Safe Creative #1312039498949