martes, 20 de agosto de 2013

Más allá de la materia

Gatito
Gracia por quererme como soy
a veces niña que juega traviesa
y flota sobre nubes de frambuesas.
Pequeñita, inocente, vulnerable,
 y otras tremendo ciclón indomable.
------------------
Gracia por quererme como soy
escalando enredaderas de amazona,
 afilando espadas de caramelo
para hundirlas en la mentira del cieno.
-----------------
Gracias por quererme como soy
por entender tantas cosas
por estar siempre a mi lado,
por tu tierna comprensión
por el calor de tus  manos 
por este amor sin medidas
por amar a la mujer
 y por cuidar de la niña
-----------------------

Cuando llegue mi  momento,
antes de que mis ojos se cierren
te diré con el último aliento:
 "Quiero estar siempre contigo
más allá de las estrellas,
más allá del infinito
más allá del firmamento. 
-------------------
Y si nacemos de nuevo
después de siglos,
en otro tiempo,
nuestras almas
se volverán a encontrar
 tú sabrás que soy yo
yo sabré que eres tú.
---------------------
No importa en que universo,
no importa en que lugar.
--------------------

A la persona especial que encontré en mi caminar por esta vida.
Por todos los años y momentos compartidos,  por todas las dulzuras y sinsabores pasados,  por estar siempre a mi lado en los buenos y malos momentos. Por todas las  huellas que se quedaron atrás y las que aún faltan por llegar. Por ese algo maravilloso que se  forjó lentamente y que transciende más allá de este mundo.
Safe Creative #1308205614916

jueves, 15 de agosto de 2013

El escultor y la estatua


Se enamoró de un estatua sin vida,
una estatua de duro corazón de yeso
sin piel, sin lágrimas en las pupilas.
La encontró un día de lluvia,
tirada en un viejo vertedero, 
rota, sucia, abandonada,
sobre una mohosa pileta.
Sin que nadie la buscara,
Sin que nadie la quisiera.
-----------------------------
---------------------------- 
Sin apenas darse cuenta
se prenda de la belleza
de las gritas de su alma
y la toma entre los brazos
con exquisito cuidado
y máxima delicadeza
La lleva a su jardín
coreado por la vida,
como la más bella 
princesa.
-------------------
-------------------
Entre las manos modela
el cuerpo de nuevo,
con ternura, con paciencia
con esmero.
Cubre cada una de las grietas, 
borra las roturas grises de sus pasos.
Quiere hacer de ella la más hermosa, 
recrearse en la belleza más gloriosa.
-------------------------
-------------------------
Cuando el artista termina la obra,
la coloca junto a la fuente 
de peces de colores bulliciosa
 y la contempla embelesado.
------------------------
------------------------
 sin saber el como ni el porque,
una grieta enorme se abre  
 en el   pecho inmaculado.
Asustado se acerca a ella 
con la herramienta de cincelado
para reparar posibles desperfectos
no vistos antes ni encontrados.
--------------------------
--------------------------
Y sucede el gran prodigio,
y sucede el gran milagro:
La estatua de yeso alza la mirada
 dejando  oír la voz de  fría talla:
-Buscas las belleza de tus ojos,
la materia de este mundo sin amor,
de yeso es mi viejo corazón,
desperfecto, lleno de grietas,
libre y feliz en su imperfección.
Tus manos me modelaron
buscando la belleza sin valor, 
pero dentro de tanta perfección 
está mi esencia, sigo siendo yo.
¡Mira artista!
¡Mira las grietas de mi alma!, 
está pintada de gris, se resquebraja.
Devuélveme a mi lugar olvidado, 
déjame seguir siendo la fría estatua, 
deja que sobre mi se posen los pájaros 
Llévame a mi vieja pileta, 
donde crece libre la yerba entre musgo
verdinoso, 
déjame artista ser la estatua que era.
--------------------------
--------------------------
El hombre cae de rodillas ante ella,
con lágrimas en los ojos 
comprende su gran torpeza.
Ella murió hace siglos, 
 pero él está muerto sin ella. 
La quiso traer de nuevo a la vida 
 y sólo consiguió aniquilar 
la belleza de su esencia.

Safe Creative #1308155592333

viernes, 9 de agosto de 2013

La mariposa divina

Vuela, vuela 
alas de seda, 
cuerpo de oro,  
la más hermosa de todos.
-------------
Ya se posa en el jazmín,
 en la rosa y el clavel,
en la menta y yerbabuena 
y sobre la vieja la  pileta.
¡Ahora en la maceta de barro
 y entre las manos pequeñas!.
Magia lleva entre las alas,
cuentos fábulas y fantasías
de países encantados
y caballitos alados.
-------------------------
Vuela que vuela, 
entra en la casa
 más pobre, 
donde vive 
la bella niña de cobre.
Que no tiene zapatitos, 
ni un vestido sin remiendos,
ni muñecas, ni juguetes,
 ni ningunos brazos tiernos.
---------------------------------
¡Mariposa juguetona! 
¡Mariposa caprichosa!
¡Que Ahora se posa 
en la mejor de las rosas!,
sobre un travieso caracolillo,  
que cuelga  de su gracioso 
flequillo.
La niña pobre, de ojos de miel, 
la contempla con embeleso,
cree que es un hada buena
y le tira tiernos besos 
con sus manitas morenas.
Y le  canta muy bajito, 
para que nadie escuche,  
ni sus penas,
ni sus gritos:
Hada, hadita buena, 
hada , hadita alada,
cuéntame un cuento
de princesas encantadas,
llévame entre tus alas,
al castillo mágico
donde vive la la ilusión,
donde cantan los duendes 
y llueven anisitos de colores 
de chocolate y turrón.
---------------
En estos momentos de expectación
se oye un ruido en la la puerta 
y unos pasos con mucha precipitación.
¿Algo insólito acontecerá?
Ustedes mismos verán:
Un niño pequeñito, 
aparece de repente, 
andrajoso y muy flaquito,
sucia la carita, las manos y la frente
-----------------
La niña de la mariposa aparta la mirada 
y la posa en el intruso con mucha atención
y nace la compasión en su tierno corazón.
Se levanta con misterio,  despacito,
saca algo de una una vieja y misera caja,
rota por el tiempo y la descomposición,
un preciado tesoro, que ella allí guardó:
Su mejor manjar,  
"un duro trozo de pan"
y le dice despacito:
-"Mucha hambre tienes tú
y te veo descalcito,
andando por estos sitios»
-Yo tampoco tengo zapatos,
pero de pan aún 
me queda un poquito.
¿ Tienes hambre?
¿ Tú quieres?
¿ Lo compartimos?
-----------------
Los dos niños se sientan
en la entrada de la puerta.
Para partir el mendrugo
tienen que hacer mucha fuerza.
Al fin cooperando los dos 
lo consiguen dividir
y se mezcla la ilusión 
con su alegre sonreír.
Todo es felicidad
al poder degustar
tan delicioso manjar.
Y por esas cosas extrañas
sin posible explicación
la estancia se ilumina
con hermosa luz divina
¿Es la luz del alma? 
¿Es la luz del corazón?
¡Quizás es que a este banquete 
está asistiendo el mismo Dios!.
Safe Creative #1308145587974

miércoles, 7 de agosto de 2013

La huérfana

"AYUDAME A CRUZAR"

Había nacido sin pedirlo, como nacen todos los niños en este mundo. Sin elegir lugar ni progenitores y el acontecimiento no fue esperado ni deseado. Fue repudiado desde el mismo momento en que fue concebido. En un mundo demasiado áspero para un ser tan pequeño y vulnerable.
No nació entre unos brazos abiertos al amor, los que la sostuvieron al llegar a este mundo sólo albergaban repudio y amargura.
A las pocas horas de su nacimiento, cuando aún su delicada piel no se había acostumbrado a la vida, fue abandonada a las puertas de un horfanato donde recogían a los que no tenían ni nombre ni cariño.
No pasó mucho tiempo en aquel lugar sombrío. A la edad de cinco años fue dada en adopción a una familia adinerada. Con demasiado dinero y muy pocos sentimientos, que no merecía hacerse cargo de aquel pequeño ser. La enseñaron a lavar, a poner la mesa y a otros quehaceres productivos. A todo menos a jugar.
Despectivamente le llamaban "LA HUÉRFANA". La acaudalada madrastra que en vez de una hija recogió a una criada de por vida a bajo coste. El precio, un plato de comida y ropa usada de sus hermanastras.
Cuando cumplió siete años empezó a darse cuenta, su vida no era como la de las demás niñas de su edad. Las demás tenían una familia. En cambio ella estaba sola. En esos momentos en sus oídos resonaba el nombre que le pusieron al llegar a aquella casa "HUERFANA".
Llegó su octavo cumpleaños, sin pastel ni velas. Sin las canciones que siempre escuchaba en ese día especial, pero que nunca eran para ella, a pesar de que también cumplía años como los demás niños. Ella había nacido sin derecho a nada.
Esa misma noche tras haberse acostado con un escaso plato de sopa, escuchando las quejas de su estómago, la habitación se lleno de una hermosa luz celeste. Se asustó mucho. No sabia si era culpa de ella que estuviera pasando aquello tan extraño. Tenía miedo de recibir otra de las muchas palizas que le propinaba su madrastra. Pero pronto comprendió que no era ella la que lo provocaba. A su lado apareció un joven alto, de rostro angelical que le hablo con gran dulzura:
Mi pequeña niña he venido a darte una gran noticia que te va a alegrar mucho.
Todos te llaman huérfana, pero no lo eres. Tienes unos padres  maravillosos.
La niña lo miro con extrañeza y dijo:
-Esto tiene que ser  un sueño, voy a despertar en cualquier momento. Yo no tengo a nadie. No puede ser verdad, sólo es un sueño.
El bello joven siguió hablando con ternura:
-No es un sueño. Me han pedido que venga a buscarte, quieren tenerte a su lado.
-¿En serio? Dijo la niña abriendo mucho los ojos
-¿Cómo es mi madre?. No la he visto nunca.
-Tu madre es muy hermosa. Vive en el cielo rodeada de azucenas y de ángeles. Su nombre es «Milagrosa» Porque la luz de sus manos y de su alma puede lograr cualquier petición que le hagan.


-¿Y  mi papa? Volvió a preguntar la niña emocionada.
-Tu padre es luz divina. La luz que sólo puede ser vista con los ojos del alma.Su nombre es Dios.
La pequeña no salía de su asombro llena de curiosidad volvió a preguntar:
-¿Tú quién eres?
Mi nombre es Miguel. Mi misión es llevarte a su lado. Mi espada ha sido templada por la justicia divina. Mi pie está sobre la cabeza de aquel que tiene la sierpe en el el alma y de todos aquellos que destruyen la inocencia más pura de este mundo con sus acciones llenas de maldad.
Aquella noche la pequeña huérfana exhaló el último suspiro. Pronto se reunió con sus amorosos padres con el corazón lleno de felicidad.
A la mañana siguiente al entrar en la habitación de la niña encontraron el cuerpo sin vida rodeado de hermosas azucenas blancas en las cuales brillaban misteriosas gotas de rocío.
En su pequeño rostro tenía una hermosa sonrisa de paz.
Nunca se descubrió el motivo por el cual a la semana siguiente ardió la mansión de la acaudalada familia. Nadie escapó de las llamas del terrible incendio. Los vecinos comentaban entre ellos los hechos acontecidos y como había visto a un hermoso joven que no parecía ser de este mundo entrar en la casa. Algo parecido a un guerrero celeste que llevaba una extraña espada azul en una de sus manos.



Safe Creative #1308075546454

lunes, 5 de agosto de 2013

No es que me importe demasiado (Diálogo con una piedra)


Contemplation/Contemplación

No es que me importen demasiado la hormiga grande que mata y roba la cabeza de la compañera más pequeña y la esgrime orgullosas como trofeo. Pero quizás si me importa y prefiero borrar el hormiguero de mi vida. No verlo más, para dejar de sentir un vacío terrible en la boca del estómago.
No es que me importe demasiado que mientas o digas la verdad. Quizás es tu propia naturaleza la que te empuja a hacerlo. Pero puede que me importe y prefiera alejarme para no ver ni oír más mentiras que no conducen a nada. No es que me importe demasiado que sabotearas parte de mi y colocaras una corona de santidad sobre tu cabeza,  pintando lágrimas falsas en tus pupilas, transformando el rol de verdugo en el de víctima. Pero quizás si me importa y prefiero cerrar esa puerta para no ver más hipocresía que sólo da lugar a que mi alma se repliegue sobre si misma.
Quizás me importa la vida. ¿O tal vez no?.
Este viaje para el que no saque billete. En el que me embarcaron un día sin mi consentimiento. Es posible que aún espere algo  o puede que a estas alturas ya no espere nada. Tal vez simplemente respiro, camino y observo mientras hago pompas con un gran chicle  que me ha prestado la luna de fresa o hablo con un cordero que casualmente encontré un día paseando por el campo y busco en sus pupilas la respuesta a tanto absurdo. La respuesta estéril que no alumbrará jamás la verdad, marchita hace tanto tiempo en tierra poco fértil.
No es que me importen las carencias que pueden conducir al dolor. Pero quizás si me importan, cuando las vuelcan sobre mi y me hacen pedazos una y otra vez. Los sacos vacío no se llenan con el dolor ni las lágrimas ajenas. Ellos reclaman lo que les pertenece  para saciar todo aquello que falta en nuestras vidas.
No es que me importe llegar al final del camino. Partir dejando atrás este cuerpo que me ha permitido transitar por esta vida. Pero quizás si me importa tanto absurdo recibido en cada uno de mis pasos. Cuando existen caminos tan diversos para aprender, sobran las escuelas de "Los sin sentidos".
No es que me importe la soledad. Ella sabe escuchar y eso me gusta, no todo el mundo posee esa cualidad.Me acostumbré a esta amiga inseparable. La hice mi confidente y compañera intima. Pero quizás si me importa el hecho de que pienses que me duele, cuando en realidad sólo me produce retiro. No es que me importe haber perdido la fe en muchas cosas y personas. Pero quizás me importa que no puedan ver que alguien perdió la fe en ellas y que sigan adelante los temas de siempre sin posible solución.
No es que me importe demasiado, todo o nada. He dado demasiados pasos en la vida y he mirado desde muchos ángulos diferentes para llegar a una conclusión,no se si lamentable o maravillosa: ¡Han dejado de importarme muchas cosas que antes me quitaban el sueño!.


Safe Creative #1308055537076

viernes, 2 de agosto de 2013

La rosa de hielo



Hace mucho tiempo en un país muy lejano existió un reino maravilloso donde nadie conocía el dolor. Este maravilloso lugar era conocido como: «El país de la felicidad»
En los árboles crecían caramelos de todos los colores y sabores. Los ríos formaban en sus desembocaduras ricos grumos de nata y chocolate y por si todo esto fuera poco, cuando llovía, dependiendo del color de las nubes, podían ser gotitas de agua de limón, de fresa y hasta de leche merengada. Si algún día granizaba era colosal, los granitos de arroz con leche circulaban por todas partes. En fin, que sólo había que colocar el plato para darse una buena merendona.
En este país no se conocía la enfermedad y las persona en vez de cumpleaños celebraban cumple días, con lo cual siempre era fiesta.
Pero han de saber que todo no es de color de rosa en esta historia. Las historias suelen tener una parte feliz y otra que no lo es tanto. Ahora les cuento el porque.
En estos parajes habitaba un molinero. No era un molinero corriente. No molía trigo. No necesitaba hacerlo porque el pan crecía directamente en las espigas. Este buen hombre todas las noches se dedicaba a moler polvo de estrellas que los astros desprendían en las noches de luna llena.
-¿Por qué molía polvo de estrella este buen señor?
-Para fabricar el vestido de bodas de la princesa «Dulce». La hermosa y única hija del rey que pronto se casaría con su amado príncipe «Alegre». Un apuesto joven que había llegado de lejanas tierras atraído por la belleza y dulzura de la encantadora doncella.
Todo era felicidad y contento en aquel hermoso país de los sueños. Sus habitantes aguardaban con impaciencia la gran celebración.
Pero como siempre suele ocurrir: Entre tanta felicidad había algo oscuro, llamado: «Envidia».
Envidia era una mujer muy hermosa que jamás aprendió a valorarse a sí misma.
Tenía un gran problema. Estaba tan pendiente de lo que tenían los demás que olvidaba todas las cosas maravillosas que ella misma poseía.
Envidia vivía en una rica mansión, rodeadas de miles de cosas únicas y extraordinarias, que poco a poco había ido acumulando: Lágrimas de luna, con ellas se hacia confeccionar las mas bellas joyas, rayos de sol, con los que adornaba sus cabellos, para resaltar aún más su hermosura y así de estas preciosas cosas tenía llena toda una habitación.
Pero ella ansiaba algo que le estaba vedado, el polvo de estrellas que cada noche molía el molinero en su casa, mientras era custodiado por la guardia del rey.
Así que envidia decidió hacer algo tan negro como su corazón.
Aquella mañana se levantó muy temprano y se alejo del país maravilloso donde había nacido, hasta adentrarse en el reino de las sombras, decidida a encontrar lo que le haría lograr su objetivo:
«La flor oscura de la maldad». Un extraño ejemplar que crecía en los pantanos de aquel paraje y que poseía poderes tan oscuros como su alma.
Envidia arrancó la flor y la llevo oculta bajo la capa hasta que estuvo de regreso. La colocó dentro de un jarrón y la envolvió en un hermoso papel de regalo para enviarla a la princesa con una nota que decía:
-Un regalo para la bella princesa y para el que pronto sera su esposo, con mis mejores deseos.
Se encontraba Dulce en el jardín junto a su prometido, paseando en un columpio que el mismo había construido para ella, cuando apareció el criado enviado por envidia con el paquete y tras una reverencia lo deposito en el suelo diciendo:
-Mi señora envidia le envía este obsequio, con sus mejores deseos de una vida feliz y prospera.
Dulce siempre había sido muy curiosa. Al ver el hermoso paquete corrió hacia él y rasgó el papel para ver el contenido.
La flor oscura quedó al descubierto, en un jarrón cincelado en plata.
El príncipe también se había acercado para ver de que se trataba. La fragancia de la maldad se extendió rápidamente por la estancia. Su perfume era negro y empalagoso.
Lo que ocurrió a continuación fue terrible. El apuesto joven cayó al suelo con las pupilas dilatadas por la muerte. La hermosa princesa quedó con los ojos muy abiertos, sin poder articular palabra alguna. De pronto algo empezó a resbalar por sus delicadas y blancas mejillas. Algo que ellas desconocía, «Lágrimas». Al mismo tiempo un dolor insoportable le partía el corazón.
Las gotas saladas caían lentamente al suelo sin contención hasta formar un inmenso lago, donde Dulce se hundía sin remedio y así quedó bajo las aguas de sus propia lágrimas. En ese preciso instante su cuerpo empezó a mutar, transformándose en una bella y delicada rosa blanca. Las aguas del inmenso lago se tornaban cada vez más gélidas, hasta formar cristales de hielo. Bajo ellos la dulce rosa resplandecía en toda su hermosura y plenitud.
Mientras tanto envidia se felicitaba por su fechoría. Ahora podía tener el polvo de estrellas que tanto había ansiado. Pero no contaba con que las lágrimas de Dulce iban a convertir todo el reino en un lago de hielo y a ella junto con los demás habitantes en frías estatuas sin alma ni corazón.
Pasaron siglos y el mundo giro infinitas veces. El lago de hielo sólo era una historia que circulaba de boca en boca entre los más viejos del lugar. Alegando que la envida acaba convirtiéndolo todo en cristales de hielo, hasta los más hermosos sentimientos.
Un día dos niños que habitaban en una aldea, en un claro del bosque, salieron a buscar fresas silvestres y se alejaron un poco más de lo acostumbrado. Sin saber como se encontraron ante un maravilloso lago de hielo. Sin pensarlo dos veces empezaron a jugar, deslizándose por él como si fuera un tobogán, mientras cantaban y reían llenos de felicidad por el extraño y hermoso hallazgo.
Fue entonces cuando surgió la bella rosa. Brotó entre los cristales más gélidos de aquel lugar. Los niños quedaron fascinados sin saber que decir. Ella se elevó entre el hielo, convirtiéndose en una hermosa joven. Un destello de felicidad inundaba sus pupilas, reflejándose en  todo el hielo que los rodeaba . Poco a poco la masa fría se fue derritiendo y bajo ella apareció el hermoso país que siempre había existido.
Con gran ternura la bella dama se dirigió a los sorprendidos niños:
-La felicidad y la transparencia de vuestras almas me han devuelto a la vida y a mi mundo. Junto a ella estaba un hermoso joven que sonreía sosteniendo un precioso vestido tan brillante como la noche más estrellada.
Los dos niños regresaron a casa y contaron lo sucedido, pero nadie creyó la historia que relataban. Sólo el más anciano de la aldea se acercó a ellos mientras les guiñaba un ojo y les dedicaba una sonrisa de complicidad.


Safe Creative #1308025524198